Cuidadar salud bucal en el trabajo

Como cuidar tu salud bucal en el trabajo

El trabajo, seguramente el lugar donde la mayoría de nosotros pasa más tiempo al día y donde más tendencia hay a consumir ciertos “alimentos” como el café, té, refrescos, snacks, galletas, bollería, chucherías…., y en muchos de los casos, además de todo esto, la comida de al mediodía.

¿Y eso qué significa en términos de salud bucal?

Pues que aunque en teoría, deberíamos de tener más cuidado con nuestras “obligaciones dentales”, suele suceder lo contrario, al estar fuera de casa, tendemos a descuidar y desatender nuestra salud bucal.

¿Cuáles son las excusas más comunes que ponemos para que suceda esto? Exceso de trabajo, disponer de poco tiempo, no tener un espacio adecuado, o la más común, simplemente….una cuestión de olvido.

Pero este descuido nos puede pasar factura, ya que al saltarnos uno y otro y otro día el momento del cepillado en el trabajo, puede dar lugar a enfermedades dentales tan comunes pero preocupantes como la caries, el sarro, mal aliento o cambios en la tonalidad de los dientes.

La verdad, es que siendo sinceros, no hay razones suficientes para desatender nuestra salud bucal cuando estamos en el trabajo, con unos sencillos consejos que os damos desde Correa Dental, estamos seguros de que esto no volverá a suceder:

  • Para los olvidadizos, bastaría con apuntar en una agenda física, en el móvil, en el ordenador o en cualquier lugar que se tenga a mano esa cita diaria con el cepillado.
  • Para los que pensáis que es un rollo hacerse con un kit dental, tampoco hay excusa, ya que no hace falta nada aparatoso, un simple cepillo acompañado de su pasta de dientes es todo lo que se necesita.
  • Aparte de lo anterior, en la medida que sea posible, hay que tratar de evitar los alimentos y bebidas azucaradas (los que hemos enumerado al principio del post).
  • Después de realizar cualquier comida, es muy importante cepillar los dientes lo antes que se pueda para evitar que se acumulen bacterias y suciedad.
  • Aunque sea un cepillo de dientes que sólo vamos a utilizar en el trabajo, hay que tratarle como si fuera el de casa, no hay que olvidarse de cambiarlo aproximadamente cada 3 o 4 meses y cada vez que se utilice lavarlo y protegerlo adecuadamente.

Y recuerda que una bonita sonrisa es la mejor carta de presentación, así que cuida tu salud bucal, cuida tus dientes y por lo tanto, ¡¡cuida tu sonrisa!!