Dolores de espalda

Los dolores de espalda y cuello pueden proceder de tus problemas dentales.

En algunas ocasiones determinados dolores de cabeza, cuello y espalda pueden proceder de una mala o descuidada higiene bucodental, que puede llegar a ocasionar molestias de diversa consideración en estas partes de nuestro cuerpo.

Pero incluso manteniendo una buena higiene bucal, otro tipo de problemas dentales, como los derivados de una mala mordida, también pueden afectar a nuestro cuello y espalda.

dolores de espalda

Un tipo de dolencias que cada vez son más frecuentes, pero también más difíciles de diagnosticar, ya que los achacamos a otro tipo de causas, como a malas posturas, dormir mal, o simplemente a las tensiones derivadas de nuestro día a día.

¿Cuáles son las causas más comunes para que los problemas dentales puedan provocar este tipo de dolencias?

  • Falta de piezas en la boca: al no haber diente, los alimentos impactan directamente en el hueco de la encía, lo que suele ocasionar desgaste, dolor, molestias e incluso pueden llegar a producirse pequeñas infecciones. Los problemas de masticación por falta de piezas también pueden acarrear problemas digestivos que pueden derivar  en problemas musculares.
  • Malposiciones dentales: la mala colocación de las piezas dentales hacen que la personas que tienen este tipo de problema, fuercen la mandíbula a una posición incorrecta, en muchos de los casos llegando a afectar a la musculatura de la cabeza y cuello.
  • Mordida cruzada: cuando los dientes superiores quedan por dentro de los inferiores, la presión ejercida sobre la mandíbula es muy superior, por lo que igual que en el caso de malposiciones dentales, en un gran porcentaje puede producirnos el mismo tipo de dolores musculares.
  • Bruxismo: el continuo y repetitivo rechinar de los dientes del que ya hemos hablado en diversas ocasiones, puede desencadenar desde migrañas y cefaleas, hasta dolor en la columna vertebral, de oídos e incluso vértigos y mareos.

Mientras no se consiga encontrar y solucionar el auténtico motivo que origina estos síntomas, no remitirán del todo y seguramente con el paso del  tiempo, vayan a peor.

Si sufres este tipo de dolencias y no consigues averiguar la causa, con una simple visita al dentista podremos aclarar si realmente proceden de un problema con la salud bucal, y establecer el tratamiento adecuado para cada situación.